«A mesa puesta» ofrece Conservas Serrats para agasajar a Martín Berasategui por sus 12 estrellas Michelín

  • El programa sobre gastronomía «A mesa puesta» del 19 de diciembre celebró las 12 estrellas Michelín de Martín Berasategui.
  • Durante la charla que tuvo lugar en Mimo Food , degustaron las anchoas y ventresca de Conservas Serrats y el destacado chef donostiarra hizo hincapié en la importancia del buen producto.

El programa sobre gastronomía "A mesa puesta" celebró las 12 estrellas Michelín de Martin Berasategui.
A mesa puesta, el programa sobre gastronomía que dirige Javier Yurrita en Teledonosti, tuvo a Martín Berasategui como invitado especial en el último programa del año. En una fiesta celebrada en Mimo Food, presentadores e invitados brindaron por las 12 estrellas del chef donostiarra. Leer más

Conservas Serrats, aperitivo destacado en Martín Berasategui

  • El cogote de Bonito del Norte Serrats destacó por su sabor y jugosidad.
  • El tema de la tertulia, que reunió a reconocidos cocineros, fue el congreso San Sebastián Gastronomika

Página de El Diario Vasco en la que mencionan el cpgote de Bonito del Norte SerratsEl Bonito del Norte de Conservas Serrats fue uno de los aperitivos elegidos para la tertulia-comida que reconocidos cocineros celebraron en el restaurante Martín Berasategui, tomando como eje el congreso San Sebastián Gastronomika. Así lo recoge la crónica que Iñigo Galatas publicó el pasado sábado 20 de septiembre en el suplemento de Gastromía de El Diario Vasco.

La tertulia reunió a reconocidos cocineros como Raúl Fernández Acha (Hotel Amara Plaza), Rubén Trincado (Mirador de Ulia), Enrique Fleischmann (Bailara), Lourdes Rekondo (Rekondo) y Stijn Oyen (Maria Cristina), que degustaron el menú que preparó Martín Berasategui, quien ya suma siete estrellas Michelín.

El menú estuvo precedido por una selección de aperitivos, entre los que estaba el cogote de Bonito del Norte de Conservas Serrats. Así lo describen en la crónica gastronómica:

«También destacó el bonito de Serrats de Bermeo, sin más preparación que un poco de aceite de oliva resulta perfecto porque es un bonito muy sabroso y jugoso, lo que no encuentras a veces. Sale del envase y ya te apetece comerlo porque conserva un matiz rosado que indica su jugosidad».

Descargar la crónica completa en PDF: «Momentos culinarios inolvidables«